Cicatrices de la vida, una catedral contemporánea

Cuenca, una de las ciudades de gran importancia tanto históricamente como culturalmente y recientemente declarada como patrimonio de la humanidad, en el siglo XIX. La ciudad sitúa hasta las épocas de las invasiones bárbaras donde también los imagemusulmanes y cristianos dejaron su huella imborrable que hasta el momento hay varios rasgos que se alcanzan a distinguir entre los edificios que han perdurado al transcurso de los años. Cuenca se ubica a aproximadamente unos 1,000 metros sobre el nivel del mar rodeada por su serranía, o mejor conocida como la ciudad encantada, y sus dos ríos, el rio cuenca y Júcar, en lo cual todo contribuye para un punto estratégico que fue y sigue siendo aprovechado por los ciudadanos de la ciudad. Primeramente, la ciudad fue conquistada por los musulmanes después de haber sido brevemente invadida por los barbaros lo cual explica la infraestructura que se le atribuye por medio de sus calles estrechas y sus casas colgadas. No fue hasta poco tiempo después, en la llegada de el Rey Alfonso VIII cuando estableció su castillo en la sima de la ciudad para tener máxima protección y, así lentamente fue cambiando lo que un día fue musulmán al cristianismo construyendo uno de los símbolos más importantes de la ciudad,image a lo que hoy en día se le conoce como, la Catedral de Santa María y San Julián de Cuenca. Esta hermosa catedral en cuestión de trabajos arquitectónicos consiste de varios estilos en los cual se le asocia el gótico, neogótico, barroco, renacentista y contemporáneo y, claramente se pueden apreciar desde el momento que uno la observa. Aquí brevemente os dejo un corto clip de la entrevista que le hice al profesor David, de la Universidad de Castilla la Mancha, donde explicara los orígenes y fachada de la catedral:

Anuncios