Que Dulce es Toledo!

En las dos semanas que he estado aquí en Toledo, he encontrado deliciosas maneras para satisfacer el diente dulce que tengo. Si estas igual, te aseguro que te encantaran las cosas que voy a recomendar.

 Primero, el limón granizado. Yo lo concia como un raspado de limón pero aquí aprendí que le dicen granizados a las bebidas congelados así. El limón granizado es dulce pero refrescante a la vez y perfecto para cuando hace mucho calor. Esta bebida se vende en muchos de los sitios locales donde venden bebidas y comidas así que es muy fácil para encontrar uno cunado te de antojo.

Chocolate Experience

Este sitio está localizado en la Calle del Comercio cercas de la Cuesta de los Portugueses. Es parecido a todas las heladerías en que tiene muchos sabores de cuales escoger y también ofrecen batidos de nieve, café, churros con chocolate y más. Yo pedí un batido de Oreo y me gustó mucho. Le puso salsa de chocolate y crema batida. Todo los que esta en el menú cuesta entre 2 y 6 euros, el batido me cuesto 4,50 euros. Si no te gustan los batidos puedes pedir un helado en vaso o cono, como tu prefieras.

Yo!gurt

En este sitio también se venden helados de diferentes sabores como cheesecake de fresa, coco, limón y mas! Lo que me llamo la atención fue el “bubble” que esta en la foto. Uno de estos cuesta 4,50 euros. Yo lo pedí con helado de cheesecake con fresas, Nutella, y galletas de oreo. Estuvo buenísimo!  Además de esto, también venden gofres que puedes personalizar a tu gusto con cualquier helado, fruta, mermelada, o tipo de chocolate.

Jacinta y Maria Chocolates

Aquí no solo puedes comprar helado si no también puedes comprar mazapanes, chocolates, galletas y mucho mas que ofrecen. Lo que es diferente de esta heladería es que ofrecen helados de sabores naturales y incluso sin leche y gluten para ser mas inclusivos de la gente que tiene dietas un poco restrictivas. El helado en la foto es un helado de galleta de Oreo con una galleta que dan con todos los helados. Creo que este fue mi lugar favorito para comprar helado. El vaso chico (en la foto) de helado cuesta menos de 3 euros. Si te encanta el chocolate, te encantaría Jacintas y Maria por la gran variedad de chocolates que tienen.

Anuncios

Jacinta y María Chocolates

Por la plaza de Zocodover en la calle de Santa Fe se ubica la tienda Jacinta y María Chocolates. Es una tienda donde venden mazapanes, chocolates, y helado.

Tienen mazapanes caseros que son muy deliciosos. Venden chocolates de varios sabores como piña y frambuesa.

El helado que venden es el más delicioso de Toledo en mi opinión les recomiendo probar los sabores de frambuesa, mango, limón, y maracuyá. Paco y Yolanda les pondrán “un poco de love” en sus helados (una galleta en forma de corazón). En los días muy calorosos de Toledo un buen helado les irá muy bien.

La Llave Para Sobrevivir El Calor

Cuando el sol de Toledo luce desde cielo, necesitas tomar precauciones.  Debes beber mucha agua, llevar el protector solar, llevar ropa ligera, caminar en la sombra y/o traer un paraguas.  Pero, la cosa más importante que debes hacer es comer helado.  Sí, el helado, es el mejor postre, es el camino al corazón de alguien, o por lo menos para mi corazón.  Las tiendas venden helado en casi todas las calles.  Estas tiendas venden helado que ya está empaquetado.

Hay muchos tipos de helados envasados: los bares de Magnum, sándwiches, conos, y técnicamente no son helados pero polos de zumos frutas.  Suelo comprar los bares de Magnum que cuestan un euro para un pequeño o dos euros para uno grande.  Este helado tiene una capa de chocolate que rodea el helado o dos capas con una salsa entre ellos.  Las salsas que he visto son chocolate, caramelo, o frambuesa.  Los sándwiches son Oreo o helado de chispas de chocolate, con la mitad del sándwich bañado en chocolate.  Los conos tienen chocolate en la parte inferior, y los polos me parecen sabrosos pero no los he probado.

Mientras los helados envasados están ricos, prefiero el helado servido a mano.  Las tiendas que venden este tipo del helado existen pero son menos comunes que las otras.  Hay dos tiendas a las que he ido a muchas veces: Jacinta & María Chocolates y YO!GURT.  Los dueños de Jacinta & María Chocolates son Paco y Yolanda.  La tienda está al este de la Plaza de Zocodover.  Francisco Del Pozo Garcia, o “Paco”, nos enseñó sobre el mazapán tradicional de Toledo.  El mazapán es una confección hecha de almendras y azúcar.  Junto con ese lujo, Jacinta & María Chocolates tiene chocolates (obviamente) y una gama de helados buenísimos.

Dos bolsas de helado son tres euros.  Cada sabor que mis amigos han comprado ha sido delicioso. Hay sabores desde limón, piña, fresa, mola, menta, café, chocolate y stracciatella.  Además del gran sabor, el helado le hará decir, << ¡Qué lindo! >>  Yolanda pone una cara en el helado con dulces. Lleva ojos, pelo, una boca, y la lengua.  También, ella le puede poner Borbón o Whisky el la cima de tu helado si quieres y tienes por lo menos dieciocho años.

La otra tienda a la que voy comprar helado es YO!GURT.  Esta tienda está al sudoeste de la Plaza De Zocodover.  Hay muchos de los mismos sabores de Jacinta & María Chocolates, pero también hay algunos diferentes como ron con pasas y leche merengada.  Dos bolas cuestan dos euros con cincuenta céntimos.  Mi parte favorita de YO!GURT es que si quieres seguir saludable, entonces puedes comprar yogur.  El yogur sabe tan bueno como helado y hay muchas cubiertas que puedes elegir.  Me gusta coger un yogur que se llama el Shangai.  El Shangai tiene yogur; piezas de mango, kiwi, sandia, fresa, melón, y piña; cereales, y una salsa de chocolate de tu preferencia.  YO!GURT tiene un gran variedad porque puedes poner nubes, chispas de chocolate y salsas de chocolates o frutas en tu yogur, comprar un batido, o elegir solo una copa de fruta.

Cuando estás en Toledo, espero que visitas estas tiendas y compras muchos helados.

 

La Historia del Mazapán Tradicional de Toledo

Aunque nublado por las brumas de la leyenda, la historia del mazapán se remonta casi 1000 años en la antigüedad. Ideada por los musulmanes durante el asedio de tropas cristianas de Alfonso VI a finales del siglo XI. Ante la escasez de alimentos, decidieron usar el fruto de la mandorla (al-mandorla o almendra), muy nutritivo, pero de sabor amargo, por lo que con él hicieron una pasta y añadieron un 50% de azúcar. Así, se repartió entre los habitantes de la ciudad sin distinción de credo mitigando los efectos asedio.