Damasquinado toledano

El damasquinado llegó a Toledo desde Damasco, Siria, para hacer parte de la cultura toledana.

En Toledo, el arte de la ataujía, como se le llamaba a la antigua técnica del damasquinado, se ha ido perfeccionando a través de los años gracias a los artesanos. Aunque en las tiendas de Toledo se pueden encontrar infinidad de ornamentos damasquinados, son pocos los artesanos que trabajan esta artesanía a mano debido a la industrialización.

Actualmente existen unos cuantos talleres artesanales como el de Ataujía, en donde sus propietarios José Antonio Esteban, Paloma Escalona y Marcos Esteban Escalona, venden hermosas joyas y objetos damasquinados elaborados 100º/o a mano.

Anuncios